ABOBO TERESA

Acabo de escribir un artículo relacionado sobre la no violencia y la Paz, y entre los ejemplos de vida, puse a la madre Teresa de Calcuta, y justo el día tres de diciembre de éste año estaba terminandolo, y pasado el medio día, me llamo Lucinda, hija de Teresa, para darme una noticia que me remecio completamente, estuve pensando estos dias sobre Abobo, como le decimos cariñosamente a Teresa, y escribir algo sobre ella, por que la conocí hace pocos años, y su ejemplo de vida, de verdad me impacto, pero el tiempo me ganó, y hoy me puse a escribir esta nota, con la que espero recordarla siempre.

Se que cuando las energías de nuestro cuerpo se van agotando, en cualquier momento llega el final, pero a veces nos aferramos a la vida, y queremos que la de las personas que uno quiere, ama y respeta, sean eternas e inagotables. Ya me sucedió antes con mi abuela Manuela Leonor, con mi mama Rufina, con mi padre Manuel Alfonso, con mi maestro Haya de la Torre, y el tres de éste mes, me volvió a suceder por Abobo Teresa.

Ése Jueves no era el de Vallejos en París sin aguacero, no era el Jueves Santo del vía crucis de Jesús, era el primer jueves del mes de la navidad en Venezuela, en la que nuestra querida y respetada Teresa, la niña que se hizo mujer en las montañas de su añorado Portugal, fue llamada para unirse con sus Americos, el primero su esposo y el segundo su hijo, ambos partieron antes que ella al mas allá, para hacerle un lugar, esperarla y compartir junto a ella el descanso eterno. Hoy, estas en el cielo con tu hermano Antonio, estas en ese bonito lugar que Dios le otorga a las personas que son ejemplo para sus semejantes; Teresa, solo me queda decir que de ti aprendimos, amor y bondad, respeto y cariño por la naturaleza, esfuerzo, tesón, fe y esperanza por la vida, se que tu ejemplo sigue con tu familia, unos, vivieron cerca de tí en Venezuela, y otros cerca de tu natal Aldeilha de San Francisco.

Mi Credo, mi Padre Nuestro y mi Ave María, oraciones que siempre van conmigo, también serán para ti, como lo es para los seres que amo, y en mi recuerdo permanente, estará la niña, la hija, la madre, y la Abobo que con sus años supo mantener unida a su familia. Como decimos en Perú los Compañeros, cuando uno de los nuestros parte en viaje infinito, o en viaje hacia las estrellas, En el dolor hermanos.

Hoy solo quiero agregar como saludo y respeto a tu partida física diciéndote Teresa Carias Ramos Torgal ¡Descansa en Paz!.

Abobo Teresa, con Sebastian, Veronica y Eduardo, algunos de sus bisnietos, la tercera generacion de su descendencia Portuguesa nacidos en Venezuela.

Comentarios