NAVIDAD, NAVIDAD, DULCE NAVIDAD.


 La Navidad, es uno de los hechos de mayor trascendencia en la historia de la humanidad, nos eleva por encima de las dificultades y diferencias entre hermanos, la Navidad mueve la conciencia de los humanos hacia el entendimiento, la ternura y la solidaridad, la Navidad es la festividad mas dulce, hermosa, alegre y tierna que Dios nos ha regalado, y el nacimiento de Jesús, sirve para recordarnos que cada uno de nosotros debe ser solidario con nuestro prójimo, al que le debemos, respeto.


Recordar la Navidad, o el nacimiento del niño Jesús,  es transportarnos en el tiempo de los años maravillosos de nuestra niñez, llenarnos de alegria al recordar la presencia de nuestros, abuelos, padres y hermanos, y si ya dejamos esa hermosa etapa de nuestra vida, y ahora contamos con la presencia de nuestros hijos y nietos, ésta importante fecha, llena de fe, nos permite recordar que la Navidad, está mas allá del juguete, o la cena Navideña, la presencia ideal de Papá Noel, nos recuerda tambien que el jugete, el dulce chocolate, o la sabrosa cena, significan el compromiso de afecto, y solidaridad que debemos tener con los millones de humanos que necesitan de nuestra ternura en ésta fecha de amor.


La famosa carta dirigida a Santa Claus, documento que muchos niños escribíamos por primera vez el último mes del año, es uno de esos simpáticos y tiernos recuerdos que nunca debemos olvidar, la popular cartita, la pensábamos durante los once meses anteriores a diciembre, y estaba hecha en relación a portarnos bien, sacar buenas notas en el colegio, y no hacer travesuras, promesas que haciamos a nuestros padres para lograr nuestro regalo navideño, y promesa que jamás debemos dejar de cumplir si queremos alcanzar el regalo que Dios nos tiene reservado mas allá de ésta vida.


De hecho, físicamente, muchos de nosotros dejamos de ser niños, pero, a pesar del tiempo transcurrido, el alma de niño siempre debe vivir en nosotros, lo digo, por que al ver un jugetito, oler la cena del 24, mirar el árbol de navidad, escuchar los villancicos y observar el juego intermitente de las luces multicolores, me llega el sentimiento bonito del nacimiento del Niño Jesús y me recuerda que la alegria que Dios le ha regalado a nuestras vidas no debe apagarse nunca.

Hoy quiero recordar la navidad, pensando en los niños que viven en algun lugar del mundo, unos con sus padres y otros lejos de ellos, niños con diferentes colores de piel, y de diferentes condiciones sociales, y culturales, pero que tambien celebran el nacimiento del niño Dios, pueden ser nuestros hijos, o los nietos que nos trajeron ellos, quiza sean los sobrinitos que cada día nos regala Papá Noel, en algun lugar del mundo, y que cariñosamente nos llaman tíos.

Ellos, que con sus actividades llenas de bullicio e inocentes travesuras, acompañan nuestras vidas y las llenan de energía, ellos que cada dia que pasa nos hacen sentir vivos y llenos de optimismo para seguir dandole cara al futuro y buscar un mundo equitativo, lleno de paz y amor, ellos que alimentan la alegria en nuestras almas y provocan en cada uno de nosotros amplia y sincera sonrisa, ellos son para mí la bandera o el símbolo de ésta y todas las navidades.


Mía, es mi primera nieta, vino al mundo el 24 de marzo del 2007, es una niña como la de estos tiempos globales, alegre, despierta, inteligente, tierna y muy amorosa, tiene ojos grandes que brillan como el sol, es de piel canela, sonrisa abierta y bonita, ella es una estrellita, que llego a mi vida, para alegría de Mara y Eder sus padres.

Mi segunda nieta es Alexa, nació el 17 de mayo del 2011, es una mocherita bella, llena de vida, de ojos grandes y carácter firme, sus padres, Fatima y Steven, igual que yo, estamos felices y orgullosos de contar con ella como parte importante de nuestra familia.


Gaby Freytas, Sebastian y Luis Angel Portillo, Veronica y Valentina Capacho, Sol Camacaro, Manuelito Vásquez, Martín y Axel Fernandez, Santiago Figueroa, Natalia Vargas y Mia Sagastegui, son mis sobrinos que viven en diferentes lugares de Indoamerica y en nombre de cada uno de ellos les expresó mi saludo alegre, lleno de gratitud y amor en esta y en todas las navidades.
Lo bueno de ésta hermosa fecha, es que, a pesar de todo, el mundo siempre tendrá Navidad, por que siempre habrán niños, y a tráves de la mirada de ellos, de su inocencia, de su ternura, del amor, y la alegria que irradian, la Navidad seguira viva como expresión del sentimiento puro que el mundo debe conservar.


Nuestro deber es motivar los sueños, las ilusiones, el amor y la alegria en los niños y en los jóvenes, que, unida a la sabiduría y experiencia de nosotros los viejos, será la leña que siempre atizará el fuego del futuro diferente, futuro lleno amor, de ternura, de sabiduria y de las cosas bonitas que el mundo no debe perder, fortalecer el Nacimiento del Niño Jesús, y eternizar por siempre la presencia de Papa Noel en nuestros hogares y corazones, son las bases para que el amor, la fe, la esperanza y la alegria, le entregue al mundo cada dia una Navidad y un bonito amanecer.


¡FELIZ NAVIDAD!!!

Comentarios