MARCELINO FERNANDEZ

Hace un año me llego la ingrata noticia que un buen amigo de la familia y de mucho Mocheros había partido hacia el infinito; lugar en el que se encuentran muchos de nuestros padres, sus grandes amigos, Dios y nuestra Virgen María.

Marcelino Valentin Fernandez Magán, ese día primero de febrero cumplía 73 años, su niñez, su juventud y parte de su vida adulta la paso en nuestro Moche, hizo amigos de todas las edades, jovenes y mayores, fue un hombre popular, lleno de alegría, bromista y respetuoso.

Desde joven fue una persona responsable, como no recordarlo cuando todas la mañanas durante 28 años de su vida tomaba su colectivo para ir a trabajar a Pinillos Hermanos, actividad que realizaba como muchos Mocheros, y nosotros como jóvenes lo hacíamos para ir al colegio.

Hijo de Valentin Fernandez Asmat y de doña Primitiva Esquen, se caso con Dora Felicita Salvador Rubio, hija de una buena familia Mochera, con Dora constituyó un hogar ejemplar y ambos tuvieron a, Luis, María del Rosario y Johnny Fernandez Salvador, ejemplares hijos que honrran la memoria de su señor padre.

Con ellos y por ellos viajo a los EE.UU, como sabemos bien, nuestro distrito aun no brinda las oportunidades para que nuestros hijos logren realizarse aquí, pero eso nunca fue pretexto para dejar de pensar en Moche, de añorar a nuestra campiña, nuestro mar, nuestras comidas y las buenas costumbres que aun nos quedan.

Marcelino Valentin, llego por ultima vez a despedirse de su Moche querido, ese día me encontré con sus amigos entrañables, ahí estaban junto a él, Victoriano, Anselmo y Tomas Asmad, nuestro hermano James Coloma, que ahora, también goza de la presencia de nuestro Señor, Juvenal y Julio de la Cruz, con Tomas Ñique, Ule, Fortunato Tello, con Carlota Azabache, con el flaco Barraza y su esposa Elsa, con Margarita Loyola y su esposo, con Javier Quiroz y su esposa Nena, y con Panchazo, entre los que recuerdo.

Como solemos decir siempre, Marcelino Valentin, nos lleva la delantera, pero su persona está presente en nuestros corazones y en el pensamiento permanente de sus hijos y familiares, tu partida nos recuerda que somos de una vida corta, para tus hijos seguirás siendo por siempre el viejo, querido viejo y para nosotros, nuestro amigo del alma.

¡Marcelino Valentin Fernández Magan, descansa en Paz!

Comentarios