NADIE SE OPONE A LA RENOVACIÓN.




Después haber perdido las elecciones municipales y regionales el 03 de octubre del 2010 y haber obtenido solamente una presidencia regional, de las 24 que tiene el país, y si a esto le sumamos la derrota consecutiva del gobierno municipal de Trujillo y otros bastiones importantes del Aprismo nacional; como la derrota electoral el 10 de abril del 2011 en la que obtuvimos 4 congresistas; de los 130; resulta inadmisible para los Apristas, que después del segundo gobierno exitoso del compañero Alan García, como presidente constitucional de la república, obtengamos estos resultados.


El 59 plenario nacional del PAP, realizado el 20 y 21 de setiembre en Mamacona, Lima Perú, refleja la punta del iceberg de la crisis interna que vive nuestro partido, crisis organizacional, de formación de cuadro y crisis de valores; lo escrito no es un invento, menos calumnia, ni deslealtad, menos indisciplina, los hechos de ineptitud y corrupción denunciados en estos últimos 30 años a lo largo y ancho de nuestra patria, hablan por sí solos; y esos son los motivos de la pérdida de nuestro espacio electoral, que primero fue el de las grandes mayorías, luego el tercio, el mismo que a partir de los años 80as ha ido decreciendo hasta llegar lastimosamente al 4.1%, luego al 1.4% y las presidenciales del año 2006 ni que decir, estos hechos concretos tienen que ser parte del análisis serio y realista en la lucha interna que se libra hoy para reconstruir a nuestro partido del pueblo, de un lado, estamos los que queremos renovarlo con eficiencia y honestidad, y del otro lado, están los ambiciosos e ineptos que buscan el poder por el poder, para seguir minando nuestra organización.


Renovación y juventud.

Es una propuesta histórica que nace con la generación Juvenil liderada por Víctor Raúl, frente a la demanda de Manuel Gonzales Prada, hecha a la vieja sociedad plutocrática, aquella donde “los viejos se tenían que ir a la tumba y los jóvenes a la obra”, porque, “donde se ponía el dedo brotaba pus”. Ese mensaje y compromiso fue el que recibió la juventud insurgente para destruir la sociedad inepta y corrupta; por eso, Haya de la Torre y Gonzales Prada asumen el reto de iniciar el cambio, y jóvenes como: Salomón Ponce, Alarcón Vidalón,  Arévalo, Barreto, Negreiros y los 6 mil mártires son los que con sus sangres abonaron esta propuesta y hermoso sueño; pero también debemos recordar a jóvenes como: Sabroso, Villanueva del Campo, de las Casa, Heysen, Magda Portal, Serafín del Mar, Spelucín, Cox Rosé, Sánchez, Priale y Seoane, los que, con la cárcel y el destierro, dieron el ejemplo inmarcecible de lucha, consecuencia y lealtad por lograr el cambio social y económico de nuestra patria, hablar de la excelente formación de estos grandes dirigentes es ocioso.


Hoy, la realidad es distinta, el Aprismo no reclama martirologio, no reclama destierro ni cárcel a los que quieren conducir los destinos del partido y de nuestra sociedad; La mística en el trabajo político de hoy, solo exige: conocimientos, formación Aprista y valores como la honestidad, porque con esas virtudes estaremos seguros que los que dirijan los destinos del partido, de nuestras comunidades y del país, lo harán eficiente y honestamente.  


La renovación y el rejuvenecimiento del partido no es una tarea que se debe realizar cada 30 años, es un proceso permanente que tiene que ver con la formación y la profesionalización de los que ingresan a nuestras filas. Nadie se opone a la sangre nueva, nadie se opone a la renovación, nadie se opone a que la juventud asuma responsabilidades, porque es algo natural e histórico en el APRA; lo que si exigimos, es que la renovación sea con cuadros calificados, eficientes y honestos como los ejemplos que el APRA muestra a través de su historia. Solo los locos, los ambiciosos, los anti dialecticos, o los que están contra la historia, se oponen a la renovación y a que la juventud asuma las responsabilidades de su tiempo histórico. Oponerse a la renovación es como avalar la reelección, es como avalar la dictadura o la tiranía, oponerse a la renovación es como avalar la corrupción, es como oponerse a la música y a la moda, y pretender seguir escuchando o vistiéndose como nuestros bisabuelos, o pretender que nuestros nietos o los nietos de ellos piensen y actúen como nosotros, oponerse al cambio, es permitir que continúen los  adulones viviendo de rodillas a los mandatos de los viejos caudillos o caciques, y ese, NO es el APRA que fundó Haya de la Torre.


El APRA, es el partido que logró el derecho a elegir y ser elegido a los 18 años; el APRA, es el que logró el voto de la mujer, el APRA es el campeón de la consecución de los derechos políticos y sociales de hombres y mujeres, de jóvenes y viejos, sin discriminación de sexo, religión, creencia política y edad, y estos logros lo consiguió el APRA con jóvenes bien formados por Haya de la Torre.


Democracia interna.

El tiempo de los padrinazgos, de los ahijados, de los tarjetazos, de la imposición de las cúpulas de todo nivel, de la repartija y la componenda debe terminar, porque esa práctica es propia de los incapaces y corruptos que en estos últimos 30 años han querido destruir nuestra organización política, dejemos que sea la selección natural producto de las contradicciones dialécticas y la voluntad popular; si la revolución está en el sufragio, es hora que nuestros futuros dirigentes y futuras autoridades sean elijadas a través del voto secreto y universal, 'un Aprista un voto', es el verdadero respeto a la autonomía y a la libre autodeterminación del pueblo Aprista; esa es la única forma de lograr la reconstrucción, la renovación y la modernización del partido, no hay otra; serán jóvenes, de 18, 30, de 40, o 60 años los que tengan las riendas de nuestros destinos, pero esa será la decisión expresada por el militante a través del voto amparado por la constitución y las leyes. 

Hoy, la gran mayoría de Apristas queremos que Alan sea el candidato presidencial, y no le pedimos edad, porque su experiencia es la garantía de un gobierno eficiente, y por eso queremos que nuevamente represente a nuestro partido, y mañana, este deseo, con el trabajo de todos los Apristas haremos que se exprese en el voto de los Peruanos y lo llevemos por tercera vez a la presidencia de la república; hay que entender que ese sitial, Alan se lo ha ganado solo, por su dedicación al estudio, por su formación profesional, por su vasto conocimiento político, ese sitial nadie se lo ha regalado, ni ha necesitado de padrinos, ni de arrodillarse ante nadie para llegar a ser dirigente del PAP y presidente de la república, dos veces, el ejemplo es claro.


Partido moderno.

Debemos seguir en la vanguardia como organización política moderna, nuestra doctrina y filosofía que son las bases del frente único, nos permite enriquecerlo permanentemente de acuerdo a nuestra realidad, social, económica, política y cultural; por lo tanto, es nuestro deber incorporar a los nuevos estamentos sociales dentro de él; nacimos como partido escuela y debemos retomar ése camino, como fue la Universidad Popular y como hoy son los Colegios Mayores, en ésta sociedad que exige conocimientos para ser exitosos en política; la solidaridad es un tema que debemos ponerlo en práctica, no solo en el trabajo con nuestra comunidad, gremios o instituciones, sino en la lucha a favor de las minorías, con las que siempre hemos tenido el compromiso de incluirlos y defender sus derechos, solo así seguiremos en la línea del cambio, la transformación y de la revolución social de pan con libertad.


La realidad no se inventa.

La realidad se lleva a los libros, los libros no se imponen a la realidad, es una predica cotidiana, la integración continental es un trabajo político que debemos darle más fuerza y seguir luchando en los grandes temas de infraestructura, de derechos civiles y políticos de los Indoamericanos, nuestras relaciones  con los bloques desarrollados deben ser de igual a igual y luchar por la integración es un imperativo que no debe quedar en el olvido, pero no debemos desconocer la realidad del mundo global que nos ha planteado la integración mundial a través de herramientas, como los tratados de libre comercio, TLC, y de la otra gran herramienta regional, como la Alianza del Pacifico forjada en la I Cumbre, con la participación, de Chile, Colombia y Mexico a iniciativa del compañero Alan García, registrada en la declaración presidencial del 28 de abril del 2011 en Lima, estos hechos concretos, son los que debemos estudiar y plantear propuestas que permitan marcar una línea moderna en la política internacional del Apra.


Trabajemos fuerte para salir de la crisis.

La crisis hay que superarla a través de un proceso que nace desde las bases, con la formación cuadros eficientes, con el respeto irrestrictos de la constitución, la ley, el estatuto y nuestros reglamentos, nuestro partido es una organización democrática que desarrolla sus actividades en un nación regida por el estado de derecho; y la reconstrucción de valores, de la organización, de la formación de cuadros y del trabajo practico debe convertirse en una tarea cotidiana, es la única forma de iniciar el proceso contrario a la destrucción. No podemos ser parte por segunda vez y observar indiferentemente, como una gavilla infiltrada de pillos hacen de las suyas y destruyen nuestra imagen partidaria ganada en mil combates, con lecciones llenas de valor y heroísmo, por eso seremos exigente en que los cuadros que pretenden dirigir los destinos de nuestro partido y de cada una de nuestras comunidades sean los mejores.


Las alianzas, los independientes y los buenos vecinos.

Siempre ha sido una práctica en el APRA, ahí está nuestra historia, todos los invitados o independientes que fueron convocados por nuestro partido, terminaron siendo Apristas y las agrupaciones partidarias a las que pertenecieron ya no existen; pero hoy, es distinto, los que llegaron bajo esa figura de independientes fueron en su gran mayoría oportunistas que solo “alquilaron nuestra camiseta partidaria” para provecho personal, pensando que somos un club de compadres o de amigos, pensando que somos un movimiento organizado para robar al erario nacional, otros, piensan que el APRA debe darles la oportunidad para limpiar sus nombres, y eso no lo podemos permitir; nosotros somos los llamados, como lo fueron nuestros ancestros políticos los que le dieron al APRA, incluso sus vidas; es cierto, hay que mantener abierta nuestras puertas, porque no somos ya, el partido de las grandes mayorías y necesitamos sumar voluntades para ganar los procesos electorales, pero hay que convocar o permitir que vengan los mejores, los que ayuden al esfuerzo para la realización del desarrollo con justicia social.


Finalmente, la democracia interna, la renovación, la modernización y la presencia juvenil, en la conducción del partido, de nuestras comunidades y del país, debe expresarse no solo en los gobiernos vecinales, en los alcaldes y regidores municipales, distritales y provinciales, en los presidentes y consejeros regionales, en los congresistas, en los ministros, sino que también después del 2016, debe expresarse en la presidencia y vice presidencia de la república, así cumpliremos con el mandato del APRA como partido de la juventud, con la aplicación de la NO REELECCIÓN, así terminaremos con la ineptitud, la corrupción y el envejecimiento que tanto daño nos hace.


Reconstruir el partido y retomar la institucionalidad, no se hace con indiferencia, no se hace con mezquindades, no se hace con gritas, no se hace con caprichitos, menos con arrebatos, no se hace con plañidras, ni poses figuretista, ni tomando los locales partidarios, se hace trabajando, trabajando y trabajando desde dentro; escuchando, de la mano con el pueblo y con la militancia. 

Prafraseando a Ramiro Priale, dire que, no hay Apristas de la vieja ni la nueva guardia, para hacer grande a nuestro partido y a nuestra patria, solo hay 'Apristas en guardia'. Nuestro reto, es mantener por siempre viva la antorcha y en alto las banderas del Aprismo.
¡Haya vive y vencerá!

Comentarios