23 DE MAYO DE 1923

El 23 de Mayo de 1923, en Lima-Perú, se llevó a cabo 'la Jornada por la Libertad de Conciencia', liderada por Víctor Raúl Haya de la Torre, fue la respuesta del pueblo cansado por el acoso y la represión que sufrían las clases populares. Fue también un acto de rebeldía juvenil contra el cierre consecutivo y abusivo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En consecuencia, fue un rechazo al gobierno de Leguia que a través de la manipulación de la fe Cristiana quería prorrogar su mandato y hacernos creer que debería gobernar nuestro país en forma indefinida por mandato divino.

En mayo de 1923, el Arzobispo Emilio Lissón, en coordinación con Leguia, publicó un decreto pastoral con la finalidad de consagrar el Perú al Sagrado Corazón de Jesús. Ese día, Haya de la Torre en una gran concentración popular, frente a mas de cinco mil estudiantes San Marquinos y de la Universidad Popular, pronunció su memorable discurso rebelándose contra la imposición del anacronismo clerical en el Perú. El mensaje motivó la marcha y la protesta, los estudiantes salieron a las calles con dirección a palacio de gobierno. La protesta social fue reprimida violentamente por la policía a punta de bala y sablazos.
En aquella jornada histórica murieron el estudiante Manuel Alarcón Vidalón y el obrero tranviario Salomón Ponce, sellándose de esa manera 'la alianza obrero estudiantil'. El día del sepelio, Haya de la Torre, después de burlar el cerco policial llega al cementerio y pronuncia su famoso discurso, recordándole al dictador de turno el Quinto Mandamiento: 'No matar'.  


La jornada de protesta es apoyada por la población, la federación obrera local (FOL) Decreta un paro de protesta y mas de 30 mil ciudadanos acompañan el sepelio de los mártires del pueblo. La actitud valiente de los obreros y estudiantes hacen retroceder al tirano de turno y el Arzobispo Lissón anula el acto de Consagración.

La policía no cesa en la búsqueda del líder de la juventud y Víctor Raúl Haya de la Torre finalmente es apresado los primeros días del mes de octubre de 1923; sin juicio ni defensa legal es enviado a purgar condena al penal de la Isla San Lorenzo. Se declara en huelga de hambre seca desde el primer día de prisión y el 9 del mismo mes es deportado a Panamá.

Es así como con la histórica acción de los Obreros y los Estudiantes se bautizó con sangre el nacimiento del 'Frente Único de Trabajadores Manuales e Intelectuales', columna fundamental del partido del pueblo. Pero también, al 23 mayo los Apristas lo recordamos como el día de la juventud.

Haya de la Torre, camino a su primer destierro escribe:
“me siento orgulloso de este credo renovador e idealista, ajeno y muy lejos de esa podredumbre de la política nacional, credo que representa la bandera de la juventud y la renovación de los espíritus libres".
José Carlos Mariátegui asume la dirección de 'Claridad' -la revista de la juventud- y sobre la histórica jornada escribió:

"reveló el alcance social e ideológico del acercamiento de las vanguardias estudiantiles a las clases trabajadoras. En esa fecha tuvo su bautizo histórico la nueva generación que, con la colaboración de circunstancias excepcionalmente favorables, entró a jugar un rol en el desarrollo mismo de nuestra historia, elevando su acción del plano de las inquietudes estudiantiles al de las reivindicaciones colectivas o sociales".

Esta es parte de nuestra hermosa historia que todos los Apristas deben estudiar.
SEASAP.



Comentarios