7 DE JULIO, REVOLUCION DE TRUJILLO.



El Siete de Julio al alba
Lucharon uno contra mil,
Tan solo tuvieron por arma
Su corazón y un fusil.

Letra inicial de una hermosa canción, de las innumerables dedicadas al levantamiento popular realizado el 7 de Julio de 1932, en Trujillo, ciudad ubicada al norte de Perú en la región La Libertad.

Luis Miguel Sánchez Cerro, nació el 12 de Agosto de 1889, en la Región Piura; militar que formó parte de los lacayos del antiaprismo, estuvo al servicio de la oligarquía, de la plutocracia peruana, de los barones del azúcar y de los terratenientes que gobernaron nuestro país, fue presidente en dos oportunidades, la primera, se inició el 27 de Agosto de 1930, hasta el primero de Marzo de 1931 -como presidente de la junta de gobierno- el segundo periodo lo inició después del proceso electoral fraudulento contra el APRA, a partir del 8 de Diciembre de 1931.

El abuso de los terratenientes, a quienes se les conocía con el nombre de patrones o gamonales, así como de los malos empresarios, fue el detonante para que los campesinos, obreros y estudiantes, comenzaran a organizarse para defender sus derechos sociales y políticos. Los dirigentes gremiales que asumían la responsabilidad de conducir los destinos de sus organizaciones laborales, sabían que se jugaban sus vidas al tomar las riendas de sus gremios; la persecución contra ellos y los dirigentes mas importantes del partido del Pueblo, fue acérima y feroz. 

Sánchez Cerro, asume el triste papel de tirano y se dedica a defender abiertamente los interés de la oligarquía y de la plutocracia peruana a punta de cárcel y bala, por eso mutila el Congreso Nacional de nuestro país e inicia furibundamente la mas brutal persecución y cacería contra los congresistas y dirigentes políticos de la oposición; el destierro, la cárcel y los asesinatos políticos se convierten en noticia de todos los días.

Las medidas brutales de la dictadura, jamás lograron silenciar el liderazgo y activismo de los miles de apristas que encabezaban la protesta popular. El APRA, bajo el liderazgo de Víctor Raúl Haya de la Torre, acentuó con valor y firmeza la lucha contra el abuso y la prepotencia de la derecha y el gobierno que lo representaba. Trujillo, Cuna y Tumba del Apra, estaba convulsionada por la conducta del antiaprismo, que bajo cualquier pretexto reprimía a los ciudadanos y compañeros que levantaban su voz de protesta contra el gobierno abusivo de Sánchez Cerro.

El pueblo lo único que quería: era Justicia Social, de Pan con Libertad.   

Manuel Barreto Risco, llamado cariñosamente, 'Búfalo', -por su contextura física, bravura, lealtad indomable y carisma-, se convirtió en líder natural y comandante del movimiento insurgente, a su lado estaba el joven estudiante de letras, Alfredo Tello Salavarria, y junto a ellos, los campesinos y obreros, las amas de casa, los maestros y estudiantes; con ellos diseñaron y planificaron la estrategia y táctica del levantamiento popular mas importante de ese tiempo.

El abuso de la tiranía y sus lacayos, hizo incontenible la presión del pueblo, ese hecho llevó a los dirigentes gremiales y a Manuel Barreto, a iniciar el proceso del 7 de julio de 1932, revolución social y popular que tenia como objetivo el retorno de la libertad y la democracia para nuestra patria. 'Búfalo Barreto', estuvo a la cabeza del pueblo insurgente, y cayó en la primera hora de combate, las balas asesina de la reacción, destrozaron su cuerpo de bravo y leal luchador; frente a esas circunstancias, asume el mando de la revolución Alfredo Tello Salavarria.

"Búfalo gritan los Compañeros,
Búfalo Búfalo hay que luchar
Que viva el APRA,
Mis compañeros
Que viva el Pueblo,
Que ha de triunfar".

Pueblos enteros se unieron al levantamiento popular, toda la Libertad sin excepción, los Tigres de Laredo, los Leones de Casa Grande, los Dorados de Paijan y los leales y bravos compañeros de Moche; todos ellos formaron parte importante, de las legiones que aportaron grandes contingentes de combatientes y mártires.

Gran recuerdo a los compañeros héroes de esta gesta popular: José Alberto Tejada, María Luisa Obregón y su lugartenienta Agripina Mimbela, al lider laredino Remigio Esquivel, a Domingo Navarrete, a Delfin Montoya, a los hermanos Quiroz Loaces, a Morales -estudiante que mantuvo a raya a las tropas enemigas del pueblo, en Mansiche-, a Walter Cruz Vilca, a Ciro Alegría, a Juvenal Ñique y a los estudiantes del Colegio Nacional San Juan, del Instituto Moderno y a los de San Carlos y San Marcelo.

Gloria eterna a nuestros compañeros Mocheros, Vicente Fernández, Nilo Gutierrez, Ramiro Ñique, Aznarán, Mariano Lescano, Juan Vilchez, Paulino Rojas, Eliseo, a su hermano, mártir del aprismo Elias Diaz y a José Asmad Silva, entre otros.

De esas legiones de bravos luchadores, salió Jorge Idiaquez Ríos, brazo derecho de Alfredo Tello, que a los 26 años de edad se incorporó completamente al servicio del partido y al cuidado de la vida del Jefe del APRA. Con Jorge, estuvieron muchos combatientes, jóvenes de su tiempo, como Orfilio Sagastegui, Ureña, 'Pipa' Azabache, el 'Carreton Colina' y otros compañeros.

La revolución de Trujillo, como la conocemos los peruanos, tuvo mas de seis mil mártires que fueron fusilados en las pampas de nuestra costa, o en lugares solitarios de la sierra de nuestra patria, las cárceles se llenaron de hombres y mujeres, de jóvenes y veteranos, por el solo hecho de ser Apristas y luchar por el restablecimiento de la Libertad, la democracia y los derechos humanos.

Fidel León, veterano combatiente al mando del frente la floresta, fue capturado y llevado al paredón. Su valor, heroísmo y lealtad a su partido y a los intereses del pueblo, los puso de manifiesto frente a cientos de compañeros que esperaban su turno para ser fusilados. León, antes de ser acribillado a balazos, enrrostró a sus verdugos y les dijo: "por cada gota de sangre que brote de mi cuerpo, recuerden siempre, que por cada una de ellas, nacerán miles de apristas"

Fidel, a su solicitud fue fusilado sin venda en los ojos y sin ataduras en las manos, murió como un gran héroe, dando Vivas al Apra y a Víctor Raúl!

De esa generación histórica y heroica, salieron los grandes dirigentes del partido del pueblo, Manuel Arévalo Cáceres, -que en aquel momento insurgente se encontraba cruzando Colombia camino a Perú-, Carlos Manuel Cox, primer secretario General del partido, Agustín Haya de la Torre, prefecto de la Revolución, Carlos Phillips, que fue fusilado después del 32 en las pampas de Ancash, y antes de morir lanzo su ultima proclama de combate: "Solo Dios Salvara mi Alma y Solo el Aprismo Salvara el Perú".

El día, la hora y las ultimas directivas de la revolución fueron planificadas antes del 7, el lugar de esa gran cita histórica fue el cerro APRA, bajo la protección de los templos del Sol y la Luna, en Moche.

Allí, los compañeros revolucionarios le preguntaron a 'Búfalo', ¿de donde sacarían las armas para tomar el cuartel?, el Comandante Barreto, ante esa pregunta se puso de pie, su grande y enérgica figura resalto en medio de la noche, bañada por la luz de la luna, y sin decir palabra alguna, levantó su fornido brazo izquierdo y señalo en dirección del cuartel, que el 7 seria tomado.

En esa histórica reunión se dieron las siguientes directivas: el día del asalto seria el 7 de Julio en la madrugada, nadie bebería licor, todos pasarían el día en sus domicilios, así mismo se fijaron los puntos de concentración de cada pelotón de combatientes, y con voz severa dijo: "compañero que de un paso atrás, sea jefe o militante, será eliminado en el acto", directiva que incluía al mismo 'Bufalo Barreto'.

Trujillo
Es la cuna del Aprismo,
Me encanta
Esa tierra tan sufrida,
Trujillo
Es mi patria oprimida,
Es la cuna y fiel morada
Donde nacen hombres guapos
y valientes como es Víctor Raúl,
En Trujillo
Nacen hombres de heroísmo,
Con amor al patriotismo
Todos nacen con valor.

El compromiso histórico de los jóvenes, de los maestros, de los obreros, de los trabajadores manuales e intelectuales, que a partir del 7 de julio de 1932, entregaron sus vidas, que sufrieron cárcel, persecución y destierro, de aquellos compañeros que fueron arrancados de sus hogares para ser fusilados, encarcelados o desterrados. Ese compromiso de luchar contra la ineptitud, el abuso y la corrupción, no puede ser olvidado, menos mancillado dentro de nuestras filas revolucionarias y combativas.

por los hechos heroicos de aquella gesta, recordemos siempre que El APRA es una sola y nadie la divide, SEASAP.

Comentarios

godo ha dicho que…
APRECIADO COMPAÑERO QUIEN ESCRIBE ESTAS LINEAS ES APRISTA DE TODA LA VIDA, AL LEER EL ARTICULO SOBRE LA REVOLUCION DE TRUJILLO RECUERDO A LOS COMPAÑEROS DE MI NATAL TARMA CRECI CON UNA MISTICA REVOLUCIONARIA.
AHORA DESDE EL EXTRANJERO AÑORO NUESTRA FRATERNIDAD.
"SOLO EL APRA SALVARA AL PERU"
martin ha dicho que…
Después de leer estas líneas empiezo a entender mejor el legado histórico de Trujillo.
Aunque no me considero simpatizante del partido aprista, creo que mi impresión se había basado muy partidariamente en las malas actitudes de varios militantes contemporáneos a mi vivir (y que aún sigo criticando).
Sin embargo, vuestro blog me anima a ser más reflexivo y consecuente.
Gracias por su aporte e iniciativa, paisano.

Martiniux
Luis ha dicho que…
Gracias compañero Mochero, esta reseña necesaria y oportuna es un bálsamo que vivifica y confirma el compromiso militante. Nos unirán siempre el vínculo de la tierra que no vió nacer, con el fondo enrañable de las Huacas del Sol y de la Luna, vigilantes siempre por el viejo Camino de Chorobal.
Con el Apra ahora y siempre. Un abrazo.
Percy Anhuaman ha dicho que…
Un relato de nuestro verdadero legado no del q ahora solo espera las elecciones para llenarse los bolsillos.Los verdaderos Apristas son y seran los de justicia social de pan con Libertad...
MARIA VICTORIA PIZARRO RUIZ ha dicho que…
Victoria Pizarro
Hoy día recordamos la sangre derramada por nuestros martires en busca de la paz social y el pan con libertad, ojala que en este día mediten nuestros compañeros, Secretarios Regionales Secretarios.Distritales Los Congresistas electos del APRA que nuestro maestro y guíaa Victor Raúl, no dejo como legado el Partido Aprista Peruano como una herramienta de trabajo para servir al Pueblo y no para servirse de el y mucho menos para satisfacer apetitos personales que la sangre derramada, que las campañas trabajadas por compañeros y compañeraas leales a la Doctrina de Victor Raúl no sea en vano y los ahora Congresistas legislen y proyecten leyes en favor de los miles de peruanos especialmente los más necesitado "VIVA EL APRA VIVA VICTOR RAUL VIVA LOS MAS DE 6,0000 MARTIRES del 7 de julio de 1932"
Hermoso relato, apreciado Mochero.

Quien escribe no es aprista y aunque no milita en ninguna organización se identifica con el socialismo revolucionario, para diferenciarlo del socialdemocratismo.

Recibo tu relato recordándome niño, sentado en el piso del mercado de Moche, saboreando un "champús" o una "chufla", donde solía pasear mis vacaciones infantiles, y siento en mis venas la sangre "paijanera" de mis ancestros.

Mi infancia estuvo poblada de relatos vinculados a esa heroica gesta, que perdóname Mochero, ya pertenece al pueblo revolucionario peruano.

Tuve tíos que niños escaparon por los techos cuando balearon la chocolatada navideña en el local del Partido Aprista y alguno pasteando caballos vio venir a la tropa por Salaverry. Mi padre, que vivía en Mansiche salía a jugar cuando se detenía el eco de los disparos de fusil y veía los cadáveres de los combatientes sobre las tapias, fusil en mano.

Conocí a doña Eva de Rosales, quien salvo a sus hijos adolescentes de los fusilamientos de Chan Chan, enviándolos fuera del país y mas tarde conocí a Kike Tello, hijo de Tello Salavarría, cuya amistad me honra.