CHÁVEZ OTRA VEZ.

El domingo siete de octubre, Hugo Rafael Chávez Frías, abatido severamente por el cáncer, mal que le impidio participar activamente en la campaña política, por tercera vez se reeligió como presidente de la hermana república de Venezuela.

Es cierto, ha ganado Chávez y la oposición democraticamente, así lo ha reconocido, pero la calidad de vida y el desarrollo se ha postergado, ha ganado Chávez, pero la libertad, la democracia y los derechos humanos están en peligro de extinción,  ha ganado Chávez pero la miseria seguirá creciendo en este país. La patria de Simón Bolívar es una sola, Venezuela es un solo pueblo, pero  los resultados electorales recientes, han demostrado que la mitad del país quiere un modelo económico y social distinto,  quieren un modelo que los lleve hacia el desarrollo con justicia social.

Henrique Capriles Radonski, y los casi 7 millones de electores, quieren empleo digno, producción nacional, quieren seguridad jurídica,  seguridad social, seguridad ciudadana, quieren educación y salud de calidad, quieren libertad, democracia plena y respeto irrestricto de los derechos humanos.

Hugo Chávez, en la ceremonia de reconocimiento como presidente electo, ha ofrecido después de 14 años, ser mas eficiente en su gestión,  pero ha recalcado que va a continuar con su política estatista, es decir con mas de lo mismo, con apagones, con cortes de agua, con importación de alimentos, con siniestros en las plantas de energia por falta de mantenimiento, con persecusiones a sus opositores politicos, con hostigamientos a los periodistas y a la poca prensa libre que queda en el país.

En realidad son dos modelos visibles los que están en antagonismo, uno es del estatismo, de la dádiva, del regalo y el sub desarrollo y el otro, el de la calidad de vida, de la libertad, la democracia y del desarrollo con justicia social.

Son catorce años que Venezuela vive bajo una dictadura disfrazada de democracia, en éste país todos los poderes están en la practica al servicio de Hugo Chavez, a pesar de que este señor diga todo lo contrario, las FF.AA, el poder judicial, la fiscalía, el ministerio publico, la contraloria general de la república, el CNE, y su mayoría de congresistas, que obedecen sin duda ni murmuraciones sus ordenes. Hugo Chavez, ha desaparecido la descentralización y ha impuesto el centralismo a través de una aplanadora que anula de hecho el accionar de los gobiernos regionales y locales, para lo cual utiliza a su operadores, en las cámaras regionales, a sus legisladores y a los concejales en los gobiernos municipales, que se oponen ciegamente a legislar y fiscalizar a favor del desarrollo de sus comunidades, y por otro lado, ha creado corporaciones regionales paralelas con el único fin de anular el trabajo eficiente y productivo de los gobiernos regionales y locales opositores al chavismo. 

Capriles Radonski, se levantó como una figura unitaria de la oposición política,  producto de un proceso electoral interno, y en tres meses de campaña, logró llegar a mas de 300 pueblos y ciudades Venezolanas, su mensaje de conciliación nacional, de paz y progreso, fue la contrapartida del mensaje chavista lleno de  odio, insultos y ataques, insultos que no respetaron a los padres, madres e hijos de sus contendores políticos, y que en el colmo de la irresponsabilidad y falta de propuestas, pidió a sus seguidores votar por el, sin importar si comen, si tienen agua, luz o si viven bien.

La oposición política y la oposición popular unidas, demostraron que a pesar de los millones y de todo el poder político,  económico y logístico de la aplanadora oficialista, a pesar de las dudas que ofrecía el sistema electoral, la oposición no se corrió y avalo con su participación democratica la elección presidencial, el reto ha sido enorme, pero 7 millones de Venezolanos han comenzado a ver la luz en ese largo túnel de 14 años que ha sumido a Venezuela en la mas larga noche de su historia.

Los colores de la bandera Venezolana, la tricolor, la autentica bandera Bolivariana, ha comenzado a ondear cada día con mas fuerza, con mas fé y esperanza sobre la inmensa muchedumbre de la patria de Simón Bolívar que lucha por el retorno de la autentica libertad y democracia, como respuesta contundente al monótono y tiránico color rojo del comunismo, que solo propicia miseria y atraso a los lugares donde llega.

Comentarios