LA VIRGEN QUE MUEVE LA FE DEL PUEBLO.

En el mundo existe un lugar llamado Otusco, ciudad que ubicada en la sierra norte del Perú, Región-La Libertad.
En este hermoso lugar, cada 15 de diciembre se celebra la fiesta de la Virgen de la Puerta. Con ese motivo llegan a éste acogedor pueblo, cientos de miles de personas. Unos lo hacen en vehículos -autos, camionetas o buses- y muchas decenas de miles lo hacen caminado; los feligreses llegan de distintas partes del mundo, muchos inician su caminata a partir de Trujillo, ciudad costera que esta a mas de 70 kilómetros de distancia y otros lo hacen a partir de un lugar llamado Shiran, a 35 km.

Las caminatas se inician desde la primera semana de diciembre y el volumen de caminantes va aumentando día a día, hasta el mismo 15 que la Virgen sale en santa procesión.
La solidaridad de los creyentes es admirable, porque a lo largo de la ruta existen personas que auxilian a los caminantes, unas lo hacen con agua y frutas; otras, con cremas para los calambres y posadas para el descanso. También hay muchos negocios de alimentos; así que ir a Otuzco caminando, no solo es motivo para renovar la fe en Dios y en nuestra amada y santísima Virgen; sino que también sirve para probar la voluntad, que permanentemente es acechada, por la tentación que produce el dolor, el cansancio o el calambre con el fin de desanimarte.
Caminar ocho, o veinticuatro horas -sea de día o de noche- para llegar a una ciudad que esta a mas de dos mil metros sobre el nivel del mar, no es cosa fácil, pero tampoco es imposible de hacerlo, si tu voluntad es invencible.
Al ver esos interminables grupos de personas, caminando por esta hermosa ruta de la fe -que tiene nuestro Perú- me hace sentir seguro que el futuro que nos espera es de amor, paz y crecimiento, porque caminar por cumbres y quebradas, para finalmente llegar a la meta, eso asegura que hay cientos de miles de personas que están hechas para vencer todo tipo de retos y dificultades, sinceramente, creo que ahí está lo gratificante y motivador para seguir caminando.

Comentarios