S.O.S VENEZUELA.

La tiranía castro-chavista -de origen comunista se sustenta en la filosofía de la violencia- se instaló en Venezuela hace 18 años y durante este tiempo lo único que ha hecho es llevar al país del Libertador Simón Bolívar a la ruina; hoy no queda nada de nada de lo que era hace 20 años, no hay alimentos, medicinas, menos oportunidades de trabajo o futuro para los jóvenes; aquellos beneficios y la vida boyante de la que disfrutaban son un vago recuerdo que queda en la memoria e ilusión de los venezolanos que por años supieron que era la prosperidad que se gozaba en nuestro hermano país.

La economía, que era una de las estrellas de la región, hoy esta sumida en una profunda crisis e imparable la inflación que cada día incorpora en el ejercito de los pobres a millones de venezolanos.

Los derechos civiles, políticos y humanos no existen, el mundo conoce de cerca las atrocidades que Nicolas Maduro comente diariamente, no solo con los presos de conciencia como el caso de Leopoldo Lopez, sino que el asesinato de jóvenes, niños y ancianos se ha convertido en una practica cotidiana de las fuerzas armadas y de las bandas criminales llamadas colectivos o círculos bolivarianos.

En Venezuela se ha instalado durante el día y la noche el estado de terror, la tiranía ha implantado el corte del servicio eléctrico y de las comunicaciones como política de estado para aislar a Venezuela del mundo y evitar que se difundan a través de las redes sociales la protesta y las incontenibles balaceras que a cada rato suceden entre opositores y vándalos, que apoyados por las Fuerzas Armadas Bolivarianas propician el asalto y el pillaje, no solo de los negocios privados, con los que están acabando, sino de las viviendas de los venezolanos que luchan desde la oposición para terminar con este régimen siniestro.

Al propio estilo de las bandas o maffias criminales, Nicolas Maduro y su socio Diosdado Cabello, en alianza con la cúpula militar corrupta, cada día toman medidas para eternizarse en el poder, el fallido auto golpe propiciado por el TSJ no es el único, ahora buscan nuevas modalidades para terminar con lo poco que queda de libertad y democracia. 
El pajarito que alimenta el escaso cerebro de este demente que ocupa la casa de gobierno, le ha ordenado desempolvar el viejo cuento del centralismo democrático e imponer la dictadura de abajo, hoy quiere revivir lo que nunca sirvió para que los países desarrollen -esa estupidez llamada comuna- quiere remplazar a la democracia formal para hacer una nueva constitución, es decir van a utilizar a las turbas, de esa forma quedarse para siempre en el poder y terminar con la Venezuela exitosa que dejaron los hombres que tuvieron visión de país y que pusieron en alto el nombre de la tierra de Miranda.

Hoy mas que nunca la lucha popular, la protesta diaria, los paros y la huelga política regional y nacional es el arma que le queda a las fuerzas libres y democráticas para terminar con la tiranía comunista que esta matando cada día a cientos de venezolanos.

Así como en alguna oportunidad la República Dominicana tuvo un dictador apodado el "Chivo", hoy día Venezuela tiene que librarse del tirano conocido como "Maburro" y la banda de narcotraficantes "los soles", liderada por Diosdado Cabello.

Comentarios